Vaya al Contenido

Satélites y basura espacial. Hungría envía el primer satélite para estudiar la contaminación electromagnética en el espacio

Stop contaminación electromagnética

Lanzan el primer sátelite para investigar la contaminación electromagnétca en el espacio, ya que la sospecha de muchas


interferencias son creadas por el intenso trafico de satelites que hay orbitando en el espacio.

Esto afecta a la población, ahí lo dejo, nos llueve encima y lo que hay arriba es extremadamente exagerado, esto hablaremos de otro día , hoy haremos un repaso de lo que hay arriba y pensemos que pasaría o pasa con ello.....



Pero hagamos un repaso de satélites que hay en  el espacio
Según los últimos datos de la NASA y de la Online Satellite Calculations, en la actualidad hay cerca de 3.500 satélites artificiales en pleno funcionamiento. Por otro lado, existen otros 8.000 objetos que ahora mismo están alrededor de la Tierra. Entre ellos se encuentran satélites no operativos y basura espacial.

Todo esto sin saber que nos puede caer un objeto desde arriba y causar una desgracia

Lista de objetos más masivos que han efectuado una reentrada incontrolada (Jonathan McDowell/planet4589.org). basura espacial

Pero no sucede lo mismo con los satélites espía y militares. Obviamente muchos países son reacios a revelar cuántos satélites de este tipo tienen en en el espacio. No obstante, existen cifras “oficiales” al respecto.
Por países, el el listado con el número de objetos espaciales que hay en órbita sería:
  • Rusia: 1.420
  • Estados Unidos: 1.049
  • Japón: 107
  • China: 98
  • Francia: 42
  • India: 40
  • Reino Unido: 26
  • Alemania: 25
  • Canadá: 24
  • Australia, Brasil, Italia, Indonesia, Suecia, Corea del Sur, Arabia Saudí, Argentina, España, México, Chile, Venezuela y Colombia: menos de 10.

Hasta 2009 no se había producido ningún choque a gran escala de dos satélites artificiales. El 10 de febrero de aquel año, cuando sobrevolaban Siberia, el estado­unidense Iridium 33 y el ruso Cosmos 2251 impactaron a una velocidad de 42.120 kilómetros por hora. Las consecuencias, según las investigaciones de la ESA, se tradujeron en unas 3.400 piezas de chatarra rastreables (a partir de unos cinco centímetros) y un número indeterminado de fragmentos menores. Una de las colisiones más espectaculares que se han registrado, sin embargo, no fue fortuita. Sucedió en 2007, cuando China llevó a cabo una prueba de sus misiles y disparó desde una base terrestre a uno de sus viejos satélites meteorológicos, el Fengyun 1C. Situado a 865 kilómetros de altura, este explotó provocando la aparición de una monumental nube de restos que incrementó la población total de basura espacial en un 34%. No dijeron nada, pero EE UU les detectó, ya que la vigilancia entre potencias es extrema, y también el secretismo con el que se realizan ciertas operaciones espaciales. Cuando se filtraron los papeles de WikiLeaks en 2011 se pudo saber que, de hecho, China y EE UU llevan años tirando misiles a sus propios satélites, en una prueba de fuerza que apunta a la creciente militarización del espacio.

. 20 de febrero de 2008, Estados Unidos:
La Armada de ese país interceptó su satélite espía USA-193 -ya en desuso-, y dejó una estela de desechos. Astrónomos amateurs reportaron que parte de ese material cayó en el noroeste de los EEUU y Canadá. Aseguraron que los restos recogidos no eran más grandes que un balón de fútbol.

. Enero de 1997, Estados Unidos:
Una mujer de Turley, en el estado de Oklahoma, reportó que un pequeño fragmento de material semidesecho le había caído sobre la cabeza, sin herirla de gravedad. El extraño objeto fue identificado como parte del cohete de lanzamiento Delta 2, que había regresado a la atmósfera. Otros restos del Delta 2 hallados en tierra incluían un propulsor de acero y una esfera de presión hecha de titanio.

. Australia, años 60:
Gran cantidad de esferas misteriosas aparecieron en ese país durante esta década, lo que generó numerosas especulaciones sobre una visita interestelar. Luego se determinó que uno de estos elementos, también realizado en titanio y hallado en Merkanooka, Western Australia, era un tanque de agua de la nave Gemini V. Su misión se desarrolló entre el 21 de agosto de 1965 y el 29 del mismo mes.

. 24 de enero de 1978, Canadá:
Una nave espacial secreta de la Unión Soviética, Cosmos 954, salió de control. Como contenía un pequeño reactor nuclear para alimentar las antenas del radar, su caída se convirtió en la más peligrosa de la historia para la población en Tierra. Sus restos se esparcieron por la región ártica de Canadá, país que junto con los Estados Unidos encararon las tareas de limpieza.

. 21 de enero de 2001, Arabia Saudita:
La tercera generación de los Delta-2, conocido como Módulos de Asistencia de Carga Delta (PAM-D por su sigla en inglés), cayó a Tierra en Medio Oriente. La cubierta de su motor, de unos 70 kilogramos, fue encontrada en el desierto saudí. Uno de los tanques de titanio apareció cerca de Seguin, Texas, y el propulsor principal quedó semienterrado cerca de Georgetown, en el mismo estado.


. Mayo de 1966, Brasil:
El experimento Saturn (SA-5) de la NASA despegó en 1964 y regresó a la atmósfera terrestre el 30 de abril de 1966. Poco después, en el estado brasileño de Rio Negro hallaron partes livianas -una pieza ovalada de metal, una estructura con forma de panal de color negro y cuatro frágiles piezas de alambre.

. 1 de febrero de 2003, Estados Unidos:
El desastre del transbordador Columbia, que se desintegró al entrar a la atmósfera durante su viaje de regreso mató a siete astronautas, provocó una lluvia de desechos que cayó sobre un área de 72 kilómetros cuadrados, entre los estados de Texas y Louisiana. Se recuperaron más de 80 mil piezas.

. 4 de junio de 2000, islas Hawaii:
El observatorio Compton Gamma Ray había realizado 51.658 órbitas alrededor de la Tierra, pero tuvo que ser retirado de manera intencional por fallas mecánicas. Sus 6.000 kilos de desechos fueron a parar al fondo del Océano Pacífico.

. 23 de marzo de 2001, islas Fiji:
La estación espacial rusa Mir era el objeto más pesado en orbitar la Tierra después de la Luna. Con sus 130 toneladas de peso, comenzó su derrotero suicida 15 años después de su lanzamiento. A pesar de que la mayor parte se consumió por el calor al entrar a la atmósfera, unos 1.500 fragmentos fueron hallados en Nadi, una de las islas Fiji, donde los bañistas tomaron fotos de restos carbonizados y aseguraron que se podían oír las explosiones causadas por la desintegración a gran altura.

. 11 de julio de 1979, Australia:
El laboratorio estadounidense Skylab, de 70 toneladas, tuvo en vilo a todo el mundo al entrar en la atmósfera y desplazarse sin control durante su caída. Finalmente, sus desechos se esparcieron por el Océano Índico y el desértico oeste australiano.

Después del repaso a la basura espacial y cuantos satélites han rondando por encima de nuestras cabezas, os dejo con la informaciónsobre la contaminación electromagnética en el espacio y la información  técnica del satélite húngaro.
La emisión de señales de radio en frecuencias oficialmente reservadas para la investigación científica dificulta el trabajo de varios satélites de observación de la Tierra. La Agencia Espacial Europea (ESA) combate el problema y dice que España es una de las regiones que ha conseguido "limpiar".
El problema se hizo patente tras el lanzamiento del satélite SMOS, de la ESA, en noviembre de 2009. SMOS debe medir la humedad de la Tierra y la salinidad del océano -el significado de sus siglas en inglés, SoilMoisture and OceanSalinity-, un tipo de información de la que no se disponía hasta ahora a escala global y que es indispensable para entender bien el ciclo del agua. El corazón de SMOS es un radiómetro diseñado en España, MIRAS, considerado una pequeña joya de la ingeniería: para medir salinidad y humedad desde el espacio hace falta una antena demasiado grande para cualquier satélite, pero MIRAS resuelve la cuestión con 69 antenas pequeñas que combinan sus datos.

La Agencia Espacial Europea ha establecido acuerdos con autoridades nacionales y locales para limpiar el espectro
España es uno de los países donde la limpieza del radioespectro ha sido más efectiva
SMOS opera en la banda L del espectro electromagnético, entre las frecuencias 1400-1427 MHz; es una banda que la Unión Internacional de Telecomunicaciones ha reservado para los satélites de exploración de la Tierra y radioastronomía. Sin embargo, cuando empezó la toma de datos los ingenieros se toparon con muchas interferencias, en especial en el Sur de Europa, Asia, Oriente Medio y algunas zonas costeras. Simplemente, las interferencias cegaban al satélite en muchas de estas regiones.
Así que la ESA se ha dedicado los primeros años de vida de SMOS a establecer acuerdos con autoridades nacionales y locales para limpiar el espectro.
Los ingenieros identifican la fuente de la interferencia con una precisión de unos cinco kilómetros; son sobre todo emisoras de televisión y radio, radares terrestres y circuitos internos como los usados en sistemas de seguridad. A veces son emisiones en bandas "legales" pero mal sintonizadas; otras veces la emisión es en la banda reservada.
En junio pasado,la ESA había detectado casi 400 fuentes en todo el mundo, sobre todo en Asia y Europa. Aunque la agencia advertía de la inexactitud de la cifra: las fuentes muy potentes podrían estar enmascarandootras más débiles. Gran parte de esas fuentes han sido ahora apagadas, asegura la ESA. América, África y Australia están bastante limpias, y la situación en Europa ha mejorado mucho. Pero la ESA sigue investigando y contactando con autoridades en 35 países.
España, según la Agencia, es uno de los países donde la limpieza del radioespectro ha sido más efectiva. Se da la circunstancia de que España tiene mucha participación en esta misión: la compañía española EADS-CASA es contratista principal del radiómetro MIRAS, y muchas empresas españolas son proveedores de subsistemas. Además, el centro donde se reciben y procesan los datos de SMOS está en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), de la ESA, en Villanueva de la Cañada, en Madrid.
Con la ayuda de la Universidad Tecnológica, en 2019 puede ser un precursor del satélite de picnic húngaro.
El lanzamiento  del SMOG-1 pocketQube (1PQ) de 1 unidad (5 × 5 × 5 cm) a bordo del Unisat-7 italiano se realizo el 6 de diciembre. El portador será un cohete ruso Soyuz. El satélite basado en satélites del Departamento de Comunicaciones de Banda Ancha y Electromagnética de la Universidad Tecnológica será responsable de estudiar el entorno de radiofrecuencia de la Tierra en la banda de frecuencias de 470-800 MHz. Los costos del lanzamiento corren a cargo de la Facultad de Ingeniería Eléctrica e Informática de BME.
Como tal, como reconocieron los expertos de la ESA, podría abrir una nueva área de detección remota de la Tierra que no se ha abordado hasta ahora. La fecha de inicio se ha retrasado durante varios años. Es bastante difícil encontrar una oportunidad de inicio para un satélite tan pequeño. No es un volumen comercial, como dicen los organizadores iniciales. WREN fue el único satélite pequeño 1PQ que ingresó al espacio en 2013, pero no mostró señales operativas.
El desafío para los creadores de SMOG-1 es doble: primero, probar la viabilidad de la construcción en el espacio y producir un primer mapa de la contaminación electromagnética del área alrededor de nuestro planeta. Además, la modernización de la estación de control en tierra, la implementación del principio de "satélite pequeño, antena grande".
Con sede en Escocia, Alba Orbital Ltd se especializa en mecánica de eyección diseñada para PQ. El primer lanzamiento se espera este año con el cohete estadounidense Vectorspace. El segundo inicio está programado para mediados de 2019. Hay dos copias voladoras del satélite de categoría SMOG-1. Como resultado de la visita de Józsa Józsa, Rector de BUTE a la estación de control, para enfatizar la importancia de la tarea de medición, se planteó el lanzamiento de un pequeño satélite "precursor". La Universidad de Tecnología asumió el costo del inicio. Como resultado, se nombró un duplicado de SMOG y nació SMOG-P (P = precursor ). El doble desafío que enfrenta SMOG-1, como se discutió anteriormente, garantiza un comienzo preliminar y experimental.
Lista de espera para lanzadores de mediados de 2019: ATL-1 (húngaro 2PQ), SMOG-P (húngaro 1PQ), TRSI (EE. UU. / Alemán 1PQ), Discovery (EE. UU. 1PQ), TBA-IRIM (croata 1PQ). ATL-1 es el primer satélite de Hungría implementado en la empresa privada, en parte, al marco de educación ayuda en su totalidad. El TBA será el primer satélite de irimi Croacia, seguido de un 1U adicional (un solo CubeSat). Los principales beneficiarios del programa de asistencia está diseñado para elevar el nivel de educación.

Fuentes:



Regreso al contenido