Vaya al Contenido

Formaldehído un tóxico en aumento en nuestras casas

Stop contaminación electromagnética
Desde hace tiempo se sabe de la toxicidad del formaldehído, así consta en la lista de la OMS com carcinógeno grupo 1, pero la avalancha de productos químicos que aparecen en la construcción para abaratar costes, y que tengamos viviendas de ensueño pero llenas de pegamentos plásticos y sobre todo muy poco transpirables. La leucemia es uno de los síntomas más relacionados.

Todo lleva formaldehído, todos los muebles de madera, chapas de melamina y contrachapados plásticos o naturales, en las virutas dela falsa madera, el pegamento de conglomerado es formaldehido que durante toda la vida seguirá emanando de esos muebles, y secciones de carpintería prefabricada, en la cocina en baños, en fin en toda la casa, toda esta toxicidad que con la cual convivimos  y respiramos todos los días y noches.
Lo más ruin es que intenten ocultar su sabida toxicidad, como la administración de Donald Trump hizo, os dejo con está bomba de relojería que la EPA esta a punto de rectificar.

En Europa está regulado pero no más que en EEUU., el loobie químico esta ahí, y este es muy poderoso.
Panel de madera artifical produce grandes cantidades de formaldehído

UNA evaluación PRELIMINAR DE 2017 del formaldehído que fue suprimida por la administración Trump encontró que la sustancia química causa leucemia mieloide, según varias fuentes familiarizadas con el documento. El borrador de la evaluación concluye que 1 microgramo de formaldehído en un metro cúbico de aire aumenta el número de casos de leucemia mieloide en aproximadamente 3,5 por cada 100.000 personas, más de tres veces el riesgo de cáncer en la evaluación actualmente en uso. La EPA regula actualmente el formaldehído utilizando un conjunto de cálculos obsoletos, finalizados en 1991, basados ​​en el riesgo de cáncer nasofaríngeo. Si se combinan los riesgos de cáncer de nasofaringe y leucemia mieloide, el riesgo de cáncer podría ser 4,5 veces mayor que el valor actual.
Aunque la evaluación suprimida, producida por una división de la Agencia de Protección Ambiental conocida como Sistema Integrado de Información de Riesgos, o IRIS , tiene graves implicaciones para la salud pública, los funcionarios de la administración Trump, incluido el exadministrador de la EPA, Andrew Wheeler, se negaron a permitir que la agencia publicara la evaluación, varias fuentes dijeron a The Intercept.
Si la EPA de Biden permite que IRIS finalice la evaluación, que se encuentra entre las más controvertidas en la historia de la agencia, es probable que otras ramas de la EPA establezcan límites regulatorios basados ​​en el nuevo valor de riesgo. Los valores de IRIS se utilizan para determinar los umbrales de seguridad para las cantidades de sustancias químicas permitidas en el aire y el agua, límites de emisiones de las instalaciones industriales y orientación para las limpiezas. Dichos umbrales también alertan a las personas expuestas sobre los peligros a los que se enfrentan.


“Este es un gran problema. Podría despertar un interés significativo por parte de la barra de lesiones personales ”, dijo Bob Sussman, quien se desempeñó como asesor principal de políticas del administrador de la EPA durante la administración de Obama y administrador adjunto de la EPA durante la presidencia de Bill Clinton. “Incluso sin incluir la leucemia, el riesgo es significativo. Con la leucemia, sin duda es un problema de salud pública muy importante ".
Incluso usando el número de riesgo de cáncer mucho más bajo y desactualizado establecido en 1991, el formaldehído ya es la mayor fuente de riesgo de cáncer a nivel nacional por contaminantes industriales del aire, y se estima que causa aproximadamente 18 de los 32 cánceres en cada 1 millón de personas en los EE. UU. Que son causados ​​por contaminantes tóxicos en el aire, según los propios datos de la EPA .
Si los valores de riesgo se incrementan en un factor de cuatro o más, el riesgo de cáncer informado por el formaldehído aumentará en consecuencia, revelando puntos calientes de cáncer no reconocidos previamente en todo el país.

Aplicaciones
El formaldehído es uno de los compuestos orgánicos básicos más importantes de la industria química. El grupo español ERCROS tiene una capacidad de producción de 788.000 t al año y BASF 500.000 t al año.Se utiliza en la producción de diversos productos, desde medicamentos hasta la melamina, la baquelita, etc.
Antiguamente se utilizaba una disolución del 35 % de formaldehído en agua como desinfectante. En la actualidad se utiliza para la conservación de muestras biológicas y cadáveres frescos, generalmente en una dilución al 5 % en agua.
En histotecnología, se utiliza neutralizado o tamponado a pH 7.0 al 10 %, evitando así la precipitación y formación de cristales formólicos en los tejidos. La formalina tamponada es el fijador estándar utilizado para técnicas de inmunohistoquímica o de hibridación in situ. También se utiliza en mezclas fijadoras en conjunto con otros agentes (alcohol, ácido pícrico, ácido acético, entre otros), según sea el estudio posterior que desee realizarse en la biopsia. Cabe destacar que el formaldehído para ser utilizado en medicina debe estabilizarse con metanol, y tenerlo a temperaturas que no superen los 300 grados, ya que a esa temperatura comienza el proceso de autoignición. Además el formaldehído para conservación de tejidos grasos, como el cerebro, no se trabaja al 10 % sino al 40 %.
Se usa mayormente en servicios funerarios para preservar los cadáveres a fin de colocarlos en los féretros donde se velarán sus restos.
Otro uso es la fabricación de textiles libres de arrugas o desarrugados. En éstas el contenido en metanal libre podía alcanzar hasta el 2 % del peso total del textil como es en la mayoría de los casos. Actualmente se ha bajado el contenido y si supera el 0.15 % este debe ser declarado en la etiqueta con la recomendación de lavar la prenda antes de usarla, debido a su gran toxicidad al combinarse con átomos ionizados negativamente libres en el ambiente bajo condiciones normales de presión y temperatura.
Aún se utiliza como conservante en la formulación de algunos cosméticos y productos de higiene personal como champús, cremas para baño y sales iódicas para la higiene íntima femenina. Se está utilizando también en los alisados permanentes, pero su uso en estos productos se ha prohibido ya en algunos países debido al alto riesgo para la salud de quien trabaja con ellos habitualmente.
Es importante destacar que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer en sus últimos informes lo ha clasificado en el grupo 1, Carcinógeno confirmado para humanos (cáncer nasofaríngeo).

Parquet sintético, contiene formaldehido en su composición

Toxicidad
Exposición al formaldehído
El formaldehído en el ambiente se origina tanto de fuentes naturales como de actividades humanas, pero principalmente es producido por la combustión de materiales.
Generalmente se encuentra más cantidad de formaldehído en el interior de viviendas que al aire libre, puesto que muchos productos del hogar emiten formaldehído al ambiente, como: pintura de látex, esmalte de uñas, madera contrachapada…
La intoxicación por formaldehído se puede dar por diversas vías: inhalación (principalmente), piel, ojos e ingestión.
El formaldehído se absorbe rápidamente a través de la nariz, de las vías superiores respiratorias y cuando se ingiere; en cambio, por la piel sólo se absorben pequeñas cantidades.
Una vez dentro del organismo, el formaldehído se degrada rápidamente a formato (que es excretado en orina) o dióxido de carbono (que es excretado a través del aliento).8
Límites de exposición profesional[editar]
VLA-EC (Valor Límite Ambiental de Exposición de Corta duración): 0,6 ppm; 0,74 mg/m³. VLA-ED (Valor Límite Ambiental de Exposición Diaria): 0,3 ppm; 0,37 mg/m³. Estos valores no deben ser superados en ningún momento.
Sintomatología[editar]
  • En caso de inhalación: se produce sensación de quemazón, tos, dolor de cabeza, náuseas y/o jadeo. Irrita gravemente el tracto respiratorio, pudiendo originar edema pulmonar (los síntomas del edema pulmonar no se ponen de manifiesto, a menudo, hasta pasadas unas horas y se agravan por el esfuerzo físico).
  • En caso de contacto con piel: provoca irritación.
  • En caso de contacto con los ojos: es lacrimógeno, puede producir visión borrosa, dolor y/o enrojecimiento.
  • En caso de ingestión: beber altas cantidades puede provocar dolor agudo, vómitos, coma y posiblemente la muerte. Se debe consultar al médico en todos los casos.
Los efectos de la exposición prolongada o repetida al formaldehído pueden provocar riesgo de padecer cáncer en los seres humanos.
Prevención de una posible intoxicación
  • A través de la inhalación: realizar ventilación, extracción localizada o protección respiratoria.
  • A través del contacto con la piel: usar guantes aislantes.
  • A través del contacto con los ojos: gafas ajustadas de seguridad o protección ocular combinada con la protección respiratoria.
  • A través de ingestión: no comer, ni beber, ni fumar durante el trabajo.
Medidas a tomar ante una intoxicación
  • En caso de inhalación: se recomienda respirar aire limpio y guardar reposo, además de adoptar una posición de semi-incorporación. Si estuviese indicado, sería conveniente aplicar respiración artificial. Se debe proporcionar asistencia médica.
  • En caso de contacto con la piel: se procederá a quitar las ropas contaminadas. Después se debe aclarar la piel con agua abundante o ducharse. Se indica proporcionar asistencia médica.
  • En caso de contacto con los ojos: es conveniente enjuagar con agua abundante durante varios minutos (quitar las lentes de contacto si puede hacerse con facilidad). Después se proporciona asistencia médica.


El formaldehído, que se utiliza principalmente para fabricar madera contrachapada, tableros de partículas y pegamentos, también es un peligro para millones de trabajadores que están expuestos al químico a través de la producción de resinas, compuestos de madera y producción de muebles, fabricación de plásticos, producción de papel, embalsamamiento, trabajos de fundición, producción de fibra de vidrio, construcción de edificios, agricultura, extinción de incendios y enseñanza de biología, entre otras ocupaciones. El público en general está expuesto al formaldehído a través del humo del tabaco , los cosméticos , los alimentos y el agua, así como la "liberación de gases" de los bienes de consumo, los materiales de construcción y los muebles. En 2019, 662 instalaciones informaron haber liberado 47,7 millones de libras de formaldehído.
Además de analizar las relaciones de la sustancia química con el cáncer nasofaríngeo y la leucemia, el borrador de la evaluación también tuvo en cuenta la evidencia de que el formaldehído causa una disminución de la función pulmonar, afecciones alérgicas, toxicidad reproductiva y del desarrollo e irritación sensorial.

Esta cocina y comedor emite  formaldehído

Soluciones y alternativas:

Muebles de madera o ramaje natural (cañas y vegetales fibrosos).
Muebles de obra.
Sellado de puertas y ventanas para que no dsalga este tóxico gas.

Mediciones de Formaldehído

Otras soluciones :

Adquisición de muebles antiguos,
Contrarestar con plantas que absorben formaldehído.
Ventilación frecuente

En parte porque el formaldehído es tan generalizado, una amplia gama de intereses comerciales han intentado evitar que la EPA finalice la evaluación y reconozca públicamente la conexión con la leucemia. Hasta ahora, la EPA ha mantenido el contenido de su evaluación en secreto. La información filtrada proporciona una ventana a cómo se actualizará finalmente la ciencia y la regulación en torno a la sustancia química.
"El solo hecho de saber que la evaluación de IRIS reconoce que el formaldehído causa leucemia mieloide es enorme, independientemente del valor", dijo Jennifer McPartland, científica principal del Fondo de Defensa Ambiental, después de que se le informara sobre los principales hallazgos del borrador de la evaluación. “Pero los números te dicen aún más. Ellos marcan la pauta de cómo procederá la agencia con la gestión de riesgos ".
La evaluación estaba "lista para funcionar"
Si bien la EPA ha afirmado en la corte que la evaluación de formaldehído no existía en una forma que permitiera ser compartida, y usó ese argumento para negarse a divulgarla en respuesta a una solicitud de la Ley de Libertad de Información del grupo de denuncia de irregularidades ambientales Empleados públicos para Responsabilidad ambiental, o PEER : los ex funcionarios de la EPA dijeron a The Intercept que la evaluación completa no solo existía, sino que también se había preparado para su publicación a principios de 2018.
“Teníamos el documento listo para ser revisado dentro de la agencia, pero no se nos permitió continuar”, dijo Jennifer Orme-Zavaleta, ex directora de la Oficina de Investigación y Desarrollo de la EPA, quien se retiró de la agencia en julio. “El liderazgo político no quería que lo hiciera avanzar”.

Tableros de viruta prensada , típicos productos con este tóxico
Wheeler, el exadministrador de la EPA, estuvo entre los nombrados por Trump que participaron en la supresión del cálculo del riesgo de leucemia mieloide, según un exfuncionario de la agencia que trabajó en la evaluación. "El administrador no nos permitió publicar ese número", dijo el exfuncionario, y luego explicó cómo los miembros de la oficina del administrador, en particular su jefe de personal Ryan Jackson, vigilaban de cerca la evaluación del formaldehído.
“Normalmente, cuando hacemos una evaluación, ellos [el personal de la oficina del administrador] no tienen acceso a la esencia de la misma, porque es deliberativa. Pero exigirían que les diéramos partes de la evaluación, incluida la literatura que estábamos buscando para las respuestas a las dosis ”, dijo el exfuncionario, refiriéndose a la relación precisa entre la exposición y el riesgo de cáncer. “Entonces lo compartirían con ACC”, un acrónimo del American Chemistry Council. Aunque el exfuncionario no proporcionó evidencia directa de que la oficina del administrador envió los segmentos de la evaluación, dijeron que las acciones del grupo comercial dejaron en claro que había revisado el material inédito.
"De repente, después de que le dimos la información a Ryan Jackson, habría toda esta actividad dirigida por ACC que básicamente descartaría o refutaría cualquier metodología matemática que íbamos a utilizar aunque no se hubiera publicado todavía, ”Dijo el exfuncionario. Si la EPA compartiera la información con el grupo comercial, el informe estaría sujeto a divulgación según la FOIA y no estaría exento del "privilegio del proceso deliberativo", contrariamente a lo que afirma la agencia en la demanda PEER.
El jefe de personal de la Agencia de Protección Ambiental, Ryan Jackson, escucha al administrador Scott Pruitt testificar ante el subcomité de medio ambiente del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes el 26 de abril de 2018, en Washington, DC

Orme-Zavaleta confirmó que Jackson, quien ahora trabaja para la Asociación Nacional de Minería , jugó un papel clave para evitar que la evaluación avanzara. “El ACC estuvo mucho en contacto con Ryan”, dijo.
Cuando se le preguntó sobre su papel en la evaluación del formaldehído, Jackson declaró: "Después de la promulgación de la Ley Lautenberg, la EPA colocó formaldehído a través de la evaluación de riesgo requerida en esa nueva ley para que el formaldehído pudiera ser regulado directamente por la EPA", refiriéndose a la decisión de la administración Trump de agregar formaldehído a la lista de productos químicos que se evaluarán en virtud de la Ley de Control de Sustancias Tóxicas. Esa evaluación aún no se ha completado ni publicado. Jackson también declaró que "no estoy contribuyendo a los rumores anónimos".
Andrew Wheeler se negó a comentar. En una declaración enviada por correo electrónico, un portavoz del ACC escribió que el grupo " nunca ha tenido acceso de ninguna manera a hallazgos no publicados de la evaluación preliminar de formaldehído de IRIS".
Orme-Zavaleta también señaló a otras personas designadas por Trump que, según ella, aparentemente estaban involucradas en la supresión del documento. Entre ellos se encontraba el director de la Oficina de Aire y Radiación, Bill Wehrum, cuya aportación Orme-Zavaleta necesitaba para hacer avanzar la evaluación. “Un par de veces organizamos reuniones informativas para Bill Wehrum. Pero cancelaron esas reuniones informativas y no me dieron el visto bueno para continuar con la revisión dentro de la agencia ".
Correo electrónico de Dunlap Koch a la EP
David Dunlap, quien se desempeñó como administrador adjunto en la Oficina de Investigación y Desarrollo de la EPA, también ayudó a suprimir la evaluación, dijo Orme-Zavaleta. “Cuando estábamos en el proceso de elaborar la lista de prioridades para las evaluaciones de IRIS, muchas de esas discusiones se llevaron a cabo durante reuniones 'solo políticas', así que yo no estaba allí. Pero [Dunlap] lo era, era nuestro representante. El formaldehído estaba en la lista de productos químicos que se estaban considerando. Y en noviembre, obtuve una breve lista de los productos químicos que IRIS evaluaría, y el formaldehído no formaba parte de ella ”, dijo. Dunlap trabajó para Koch Industries y defendió el formaldehídohasta poco antes de unirse a la administración Trump en 2018. Dunlap finalmente se recusó del trabajo en la evaluación, aunque solo después de que se eliminó el formaldehído de la lista de sustancias químicas que IRIS podría evaluar, según Orme-Zavaleta. "Solo recibí una copia de su carta de recusación después de recibir la lista de productos químicos".
David Dunlap se negó a comentar sobre el asunto.


virutas  en paneles de montaje, con altos porcentajes de formaldehído
“La EPA nos mintió. Y le mintieron a la corte ".
Cuando se le presentó información de Orme-Zavaleta y otros sobre la finalización de la evaluación en 2017, el abogado de PEER, Kevin Bell, expresó su enojo y frustración. Bell supervisa un litigio de 3 años contra la EPA sobre la solicitud de la Ley de Libertad de Información del grupo para la evaluación. En ese caso, la agencia ha insistido en que no tenía una versión completa del documento que pudiera publicar.
“La EPA nos mintió. Y le mintieron a la corte ”, dijo Bell. “Dijeron: 'No podemos darles nada como esto, porque estaría totalmente lleno de todo tipo de cosas irrelevantes, de modo que socavaría totalmente el proceso deliberativo', mientras que en realidad tenían un documento completamente redactado que estaba todo listo para funcionar ".
La EPA se negó a comentar sobre la declaración de Bell, pero proporcionó una respuesta más amplia, diciendo que “la EPA está comprometida a garantizar que la ciencia sea la columna vertebral de todo lo que la Agencia hace para cumplir con nuestra misión de protección ambiental y de salud pública, y que operamos en de manera transparente para garantizar la confianza del público ". Bill Wehrum no respondió a las solicitudes de comentarios.
Décadas de influencia de la industria
La supresión del borrador de evaluación más reciente sigue a muchos años de interferencia con la ciencia gubernamental sobre el formaldehído. IRIS comenzó a actualizar su evaluación original de la sustancia química en 1997, pero casi de inmediato encontró resistencia de la industria, particularmente en lo que respecta al vínculo con la leucemia. Un grupo llamado Formaldehyde Council, Inc., que representaba a las empresas que usaban el químico, comenzó a cuestionar los números en la evaluación y presentó un riesgo de cáncer que era miles de veces menor que el de la EPA. Los políticos designados en la administración de George W. Bush también ayudaron a la industria a posponer la publicación del documento actualizado. Un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de 2008 documentó esos retrasos y lamentó las implicaciones para la salud pública de tener que depender de una evaluación de IRIS que tenía entonces 18 años.
Sin embargo, esa primera evaluación, completada hace tres décadas, sigue guiando la regulación. En los años intermedios, tanto la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer , o IARC, como el Programa Nacional de Toxicología, cuyas revisiones químicas no tienen el peso reglamentario de las evaluaciones de IRIS, clasificó el formaldehído como un carcinógeno humano conocido y lo reconoció como una causa de leucemia. En 2010, la EPA publicó un borrador de la evaluación actualizada, que también encontró que el formaldehído causaba leucemia, pero no la finalizó. El ACC fue muy crítico con ese borrador y la agencia envió el informe a la Academia Nacional de Ciencias para su revisión por pares. La agencia externa confirmó su hallazgo de que el formaldehído causa cáncer y alentó a la agencia a reescribir y publicar rápidamente su informe. Pero la EPA no completó ese trabajo hasta 2016.
Vincent Cogliano, quien dirigió el programa IRIS de 2010 a 2017, dijo que las demoras durante esos años no se debieron a presiones políticas o de la industria. "Realmente estábamos tratando de publicar una evaluación muy objetiva", dijo Cogliano, quien atribuyó el lento progreso de la evaluación en ese período a la gran carga de trabajo del pequeño programa. Si bien Cogliano caracterizó parte de la ciencia en torno al formaldehído como compleja, dijo que nadie del personal de IRIS estaba en desacuerdo sobre la relación entre la leucemia mieloide y el formaldehído. “Cuando dejé el programa IRIS en enero de 2017, pensé que estaba listo para ser lanzado”, dijo.
Y, sin embargo, más de cuatro años después, la EPA aún no ha publicado la evaluación IRIS actualizada.
“Es muy frustrante”, dijo Linda Birnbaum, quien dirigió el Programa Nacional de Toxicología de 2009 a 2019. “Aquí hay evidencia de que la IARC dijo que el formaldehído era un carcinógeno humano conocido. Y dijimos que era un carcinógeno humano conocido y que los datos eran claros. Y desde entonces han aparecido más datos, especialmente del Instituto Nacional del Cáncer, pero no hay noticias de la EPA ".
El formaldehído se agregó nuevamente a la lista de sustancias químicas que se evalúan en el calendario público de IRIS en marzo. Según un portavoz de la EPA, el Programa IRIS prevé la publicación del borrador de la evaluación del formaldehído para comentarios públicos y revisión por pares externos para el 30 de septiembre de 2022. Se espera que la agencia solicite a la Academia Nacional de Ciencias que evalúe cómo y si la agencia debe combinar las estimaciones de riesgo de cáncer para la leucemia mieloide y el cáncer de nasofaringe.
Orme-Zavaleta dijo que nadie en la EPA de Biden expresó dudas sobre reanudar el trabajo cuando planteó el tema en las primeras semanas del mandato del presidente Joe Biden. “Les pregunté varias veces. Le dije: 'Voy a resuspender el formaldehído, ¿estás bien con eso?' Y cada vez, todo el mundo decía: 'Bien, hazlo' ”, dijo. "¡Se está moviendo!"
A pesar de las garantías, quienes están íntimamente familiarizados con la historia del formaldehído permanecen cautelosos en su optimismo de que la EPA finalmente está a punto de actualizar la evaluación de uno de los carcinógenos más importantes y extendidos en los EE. UU.
“Durante décadas, hasta ahora, la industria prácticamente ha logrado apagar todos los incendios”, dijo Sussman. "Pero tal vez algo realmente significativo esté a punto de suceder".

Fuente:



Regreso al contenido